Ricky Martin meets los Ultra Sur en la Asamblea de Madrid: una presentación de candidatura

“Un, dos, tres, un pasito p’alante, María”
Ricky Martin

Sí, amigas, me presento como candidato a las primarias para la Comunidad de Madrid en la lista oficial de Podemos “Madrid por el cambio”. Esto exige explicaciones, está claro. Así que, como decía Pepe Isbert en Bienvenido, Mr. Marshall, “os la voy a dar”.

Por supuesto, aquí no se trata de representar a nadie. El ínclito José María García decía de los Ultra Sur que “no se representan ni a sí mismos”. Es mi caso. Más bien me llama la idea de ir tomando posiciones institucionales que sean capaces de producir una reveberveración de las luchas sociales en el interior de la institución y, a la vez, dependiendo de la posición poselectoral que se ocupe, se bloquean las líneas políticas de la austeridad o, caso de victoria electoral y de toma de responsabilidades políticas, se lanzan otras líneas políticas que favorezcan una construcción democrática y desde abajo de las nuevas clases que están emergiendo, en esas mismas luchas, de la descomposición de la clase media y sus deseables alianzas con otros sectores sociales subalternos. Por no alargarme mucho, que os tengo que pedir el voto. Le llamaremos el precariado, siguiendo a Guy Standing.

Soy de los que creen que “ganar” no es ganar las elecciones sino producir una transformación social que nos sitúe en un nuevo escenario duradero de justicia económica y democracia política. Por supuesto, las armas me dan pereza y creo que ganar las elecciones es condición necesaria para esta transformación. Pero no suficiente. Como sabe cualquiera que haya estudiado sociología, visitado asiduamente una oficina del INEM o conocido a un cargo medio de un ministerio, las instituciones tienen sus propias lógicas. Y nuestras instituciones no democráticas tienen sus propias lógicas no democráticas. Por eso siguen existiendo partidos políticos completamente deslegitimados, porque son la única mediación entre la gente y la lógica esotérica de unas instituciones que toman decisiones sobre nuestras vidas. Cuanto más individualizada está esta relación más se subordinan las necesidades sociales a la peculiar lógica de las instituciones. Comunidades y vínculos sociales son fundamentales para romper este círculo vicioso. Hoy por hoy, ésas se construyen en las luchas sociales y las posiciones institucionales afines a ellas son fundamentales para que crezcan y se consoliden como sujetos democráticos. Y, de paso, para terminar con la realidad paralela que son las instituciones actuales. Ir a las instituciones como corderitos, sin tener en cuenta esto, sin temer su poder no democrático, es garantía de ir a por lana y salir trasquilados.

La Comunidad de Madrid no es mal lugar para este tipo de estrategia. Entre otras cosas, dispone de las competencias en Educación y Sanidad, nada menos. Los dos pilares materiales sobre cuya defensa frente a los recortes y privatizaciones se ha construido la composición social que protagonizó el 15M y que ha servido de soporte al nacimiento y al espectacular crecimiento de Podemos. Frente a un ámbito laboral completamente fragmentado, precario e individualizado, estas grandes instituciones públicas siguen encerrando una riqueza de relaciones sociales inusuales en nuestras sociedades. La lucha por la defensa de los hospitales iguala y pone en relación a la asistenta ecuatoriana sin papeles y a la señora del Barrio de Salamanca, con mucho mayor patrimonio que liquidez, que depende del Hospital de la Princesa para sobrevivir. Si la clase, en sentido político, no es más que una alianza de sectores sociales, más o menos heterogéneos, en lucha, éstos son los lugares en los que está naciendo la nueva clase. Y la función de los que estemos en las instituciones es prolongar y relanzar mediante políticas de redistribución y reconocimiento este conflicto de clase.

Recordemos además que la CAM es el espacio geográfico, con ciertas mutilaciones como La Sagra, partes de la provincia de Segovia y la parte castellano-manchega del Corredor del Henares, de la explosión metropolitana madrileña. Si la burbuja inmobiliaria como modelo de ordenación de la economía política fue un gran experimento de recomposición de unas clases medias afines al régimen del 78, su paisaje social fue la comunidad autónoma antes que el reducido marco del ayuntamiento. La CAM fue el espacio del sueño de la sociedad de propietarios y el capitalismo popular, de las nuevas clases medias de los PAU y de las interminables filas de adosados del Oeste de Madrid. Fue todo un proyecto de ingeniería social que abrió en canal el territorio. Como pueden confirmar los ecologistas, la CAM está colmatada, no queda ni un centímetro de suelo que no esté protegido expresamente que no esté urbanizado o afectado irreversiblemente por la urbanización.

Sobre este sueño del capitalismo popular y la sociedad de propietarios construyó Esperanza Aguirre su hegemonía neocon, con cuyos restos más bien cochambrosos se presenta al ayuntamiento, mientras Gallardón se vestía de progre culturalmente avanzado en el espacio de la Ciudad Global, de las nuevas corporaciones globales y sus servicios asociados, que era, y todavía es, el municipio de Madrid y de su correlato necesario, ese proletariado de los servicios, feminizado, multicultural y endeudado. Hoy todo esto se ha derrumbado en la CAM. Eso significa que frente a la fuerte polarización, más o menos estable, dentro del municipio de Madrid, la CAM es el espacio político turbulento de los grupos sociales intermedios que se derrumban, uno de esos en los que se juega el destino de los procesos de transformación social.

Cierro. Cuando me enteré de que entraba en esta lista a la CAM tuve ciertas tentaciones de coger un vapor transatlántico, irme al desierto de Sonora a fabricar artesanías y llevar un poncho como toda vestimenta. No lo he hecho y ahora os pido que me votéis en estas primarias, que ando un poco abajo en la lista. Seguiremos informando.

http://primarias.podemos.info/candidatura/9698/?c

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s